martes, 19 de febrero de 2013

Teruel (Comunidad de Teruel)

Las torres de San Martín y El Salvador
Hace no mucho hubo una temporada televisiva en la que el mudéjar de Teruel (provincia) acaparó bastante espacio, tanto en la cadena autonómica como en las otras nacionales (aunque en menor medida, claro). Se trataba de promocionar esta arquitectura tan presente en este territorio y de la que (al menos yo) los turolenses estamos tan orgullosos.
Así que, aprovechando que hace poco ha sido la representación de los Amantes, que no existe sólo esa historia de enamorados en Teruel, y que aún me queda alguna que otra historia/leyenda en el tintero, intentaré poner mi pequeño azulejo a la difusión de este patrimonio contando lo que se dice sobre la construcción de las torres de San Martín y El Salvador, un par de lugares de obligada visita.
La historia (¿o la leyenda?) es ésta:
A finales del siglo XIII dos arquitectos mudéjares se enamoraron de la misma mujer. La pugna por ver quién se quedaba con ella se resolvió decidiendo que cada uno de ellos levantaría una torre, y la que resultase más perfecta y hermosa daría el triunfo a su constructor, que desposaría a la pretendida.
El alarife de El Salvador comenzó haciendo trampa: compró a uno de los moros que trabajaba para el de San Martín, de tal forma que siempre podría añadir alguna mejora a los planos copiados.
De esta forma, las torres terminadas se parecían tanto que fue imposible para los jueces decidir cuál era la más hermosa. Ante esta indecisión la pretendida, que ya tenía hecha su elección, se encerró con el arquitecto de San Martín en la torre.
Finalmente, y tras muchas cavilaciones, los jueces otorgaron la victoria al arquitecto de El Salvador. Pero los enamorados no cedieron y, antes que separarse en vida, decidieron estar juntos para siempre; se arrojaron desde la torre de San Martín, muriendo ambos al pie de ésta.

 

6 comentarios:

Pepazo dijo...

Interesante historia, la cual no conocía y eso que he pasado y paseado por delante de esas torres muchas veces, durante muchos años.

Un saludo, y ver que cuando te pasas por Villel, que pertenece a la ruta del Cid.

Esmeralda dijo...

No sabía lo del espionaje y pensaba que el que se había tirado era el de San Martín porque le había salido torcida.
Siempre se aprenden cosas.
Aunque no te comento , te sigo.
Ánimo
Un abrazo

Pd: iría perfecto que quitaras lo de confirmación, es molesto. Gracias

Marino Baler dijo...

Hola. Casualmente este pasado fin de semana he estado en Teruel, llegando hasta el nacimiento del río Tajo. Es un recorrido que ya había hecho en otras ocasiones pero no por ello no deja de ser distinto cada vez que lo hago o que visito Teruel.
Soy un enamorado de la provincia.
Hace unas fechas que descubrí tu blog y, espero que no te importe, lo he agregado a mi lista de blogs favoritos.
Pasaré por aquí a menudo, porque creo me parece una fuente de información interesante.

Saludos.

Alberto dijo...

Gracias por vuestros comentarios; sólo unos apuntes:
-Para Pepazo: Ya escribiremos sobre Villel; todo se andará.
-Para Esmeralda: No sé a qué te refieres con lo de "quitar confirmación". ¿Me puedes dar más información?
-Para Marino: Tienes una historia del nacimiento del Tajo en la localidad de Frías de Albarracín. Que la disfrutes.
Saludos.
Alberto.

La Tienda de las Flores dijo...

A causa del amor hay muchas historias parecidas a esta, incluso hoy en día, que el amor no ha cambiado. Lo que cambian son las formas y las costumbres, por que en estos tiempos a veces lo que se hace es regalarle a la amada el ramo de flores que nunca haya visto. Como profesional de floristería lo puedo decir por experiencia.

Teruel en la Red dijo...

Qué bonita historia, la ciudad de Teruel esconde en su interior mucha leyenda y cultura, os animo a hacer turismo en Teruel